lunes, 27 de agosto de 2012

êwe

Bueno gentecillas~ Pues nada, que este sábado, yo inocentemente haciendo el gamba por Sevilla con mis amigos de por allí, entramos en el Dunkin Coffe (para quien no lo conozca, un maravilloso establecimiento repleto de donuts de colores *^*) y voy y me encuentro con... TATATACHÁN! La genial y sexy de Myriam!! :DDD Y, ya imagináis, un reencuentro bellísimo lleno de abrazos húmedos (?) y tal y cual ewe La cosa, que con las tonterías, acabamos así:

xDDDDDDDD Si es que somos muuuu peligrosas xDDD Os dejo un par más, y que sepáis que la mejor, en la que según Myriam parece estar bajo los efectos de algún narcótico, no me deja subirla por eso mismo, pero es muy proh ewe



Y la chavala que está aquí y que parece que tiene cáncer es una colega mía a la que he colado because yes xDDDD sorry >.< Bueno bueno, y ahora a probar si se suben los vídeos*^* aunque mi ordenador me odia y no sé si se autodestruirá o algo x'DDDD


sábado, 25 de agosto de 2012

Mein Kampf: discurso desde el delirio

Como ya acordamos que este blog también estaba pensado para hablar sobre nuestras impresiones al respecto de los libros que leemos, me gustaría compartir con vosotros mis pensamientos y reflexiones acerca del último libro que he leído. Algunos lo conocen como la Biblia del Diablo, otros como el testimonio escrito de un demente, de un terrible error de la Humanidad. Ambas opiniones no están para nada desencaminadas. Estoy hablando del nefando Mein Kampf, escrito por Adolf Hitler. El libro ha estado desde el final de la guerra bajo el control estricto del Estado de Baviera, pero como los derechos de autor han expirado recientemente, han aparecido nuevas ediciones disponibles al público. Es una de estas últimas ediciones la que yo he adquirido.



El libro es, en sí mismo, una terrible y caótica amalgama de todos los temas posibles dispuestos de la manera más desordenada y peregrina posible. La obra aspira a ser un texto sagrado, manual de biología, libro de historia, autobiografía, y todo lo que una mente enfermiza pueda imaginar. El estilo es descuidado en su forma, pero no francamente deficiente. Se puede decir que la manera en que está escrito el libro es aceptable, pero tampoco es como para elogiarla, ni mucho menos. La mayor parte del contenido es bastante previsible, y sumamente desagradable. El racismo (no solo antisemitismo, cabe decir) está presente a lo largo de todo el libro y siempre es la causa última del pensamiento hitleriano. Y, desde luego, es de los peores racismos imaginables y se debe, sobretodo, a un ego desmesurado y a una soberbia equiparable a la de Lucifer. Ahora bien, algunos de los análisis que Hitler hace respecto al desarrollo de la Primera Guerra Mundial, sus causas y sus consecuencias, son increíblemente acertadas. Muchos de los historiadores actuales coincidirían con ese análisis. Para empezar, sorprende la comprensión que Hitler tiene acerca del tema de los nacionalismos que se daban en el antiguo Imperio Austro-Húngaro. También se halla en desacuerdo con varias decisiones del Kaiser Guillermo que, inevitablemente, condujeron a la derrota de Alemania en la Gran Guerra. Estas decisiones que Hitler reprocha son:

  1. La determinación del Kaiser de convertir Alemania en una gran potencia colonial a costa de enemistarse con Inglaterra, en vez de promover la paz con dicha potencia comercial,
  2. Haberse enemistado con Rusia por defender los intereses austriacos, cuando el viejo imperio zarista todavía podía aportar algo al naciente Reich alemán, y
  3. Haberse aliado con Austria-Hungría, ya que este imperio había entrado en franca decadencia desde hacía mucho tiempo y lo único que podía suceder era que, en su estrepitosa caída, arrastrase a Alemania tras de sí hacia la perdición, como efectivamente pasó.

Como he dicho, la mayoría, por no decir la totalidad de los historiadores contemporáneos, aceptarían estos tres puntos como causas que al larga provocaron la derrota alemana en la Gran Guerra, lo cual es inquietante.

Otra cosa que he descubierto leyendo este libro (en consonancia con la lectura de una obra económica que os recomiendo encarecidamente a todos, Camino de Servidumbre, de F. A. Hayek) son los aún más inquietantes orígenes socialistas del nazismo (no en vano el nombre completo es Partido Nacional Socialista Obrero Alemán). Hitler se muestra increíblemente comprensivo con el movimiento obrero e incita constantemente a los trabajadores y sindicalistas a rebelarse contra sus patronos. El punto de vista de Hitler con respecto a la burguesía alemana es de profundo desprecio. Considera que se han dejado influir por los valores ingleses y se han vuelto displicentes, por no mencionar que habla constantemente de la influencia judía sobre el capitalismo. Hitler admira, pues, el valor obrero, pero cree que el marxismo los está engañando para que se enfrenten innecesariamente con la nación, cuando esta no es su enemiga. Lo preocupante es que Hitler no desprecia el marxismo per se, sino que sólo le desagradan dos cosas fundamentales:

  1. Los orígenes judíos de Marx, creador de la doctrina.
  2. Todos los valores de origen liberal, no intrínsecamente socialistas, que el marxismo ha ido asimilando hasta llegar a la socialdemocracia: el internacionalismo y la democracia.
La conclusión de Hitler es que el marxismo es un odioso complot judío (¡sorpresa!) que trata de reconducir y pervertir el movimiento obrero con fines a instaurar el "capitalismo judío internacional" (son palabras textuales). Hitler habla de que al pueblo hay que otorgarle sus demandas: educación y sanidad estatales (pública), un mayor bienestar y seguridad en el trabajo, eliminación del paro, una mayor justicia social, etc, etc; y puedo asegurar que en esto Hitler, tal y como se refleja en el libro, lo dice de corazón. Su pensamiento se justifica en que, cuando el pueblo obtenga lo que pide, se mostrará propenso a seguirlo (que es lo que Hitler quiere de verdad, recordemos que los totalitarios buscan el apoyo total del pueblo que gobiernan). De esta manera, se puede decir que el nazismo, más que nacional-socialismo, es socialismo alemán puro, en el sentido de que es la expresión última a la que el socialismo llegaría a ser inevitablemente en Alemania al desarrollarse en el ambiente de intenso militarismo y nacionalismo prusiano tradicional. En palabras de un marxista alemán anterior a la Primera Guerra Mundial, Paul Lensch, "el Estado [alemán] ha experimentado un proceso de socialización, y la socialdemocracia ha experimentado un proceso de nacionalización".


Poco más se puede decir acerca del libro, pues la mayor parte es, como he dicho, previsible. Hitler expone su nefasta teoría racial, que conducirá a todo cuanto ya sabemos, pero no hay mucho más de lo que hablar al respecto. Aunque si me preguntáis cualquier cosa podría intentar explicaros en concreto lo que sea, y también me ofrezco a debatir algunos de los puntos que he presentado, algo a lo que siempre estoy dispuesto.
En resumen, Mein Kampf es una lectura despreciable y muy desagradable, pero que os recomiendo a todos para que sepáis exactamente qué errores no cometer, para que el pasado no pueda repetirse. Lo único que puedo decir más al respecto es que, durante toda la lectura, mi único pensamiento era: "¿Cómo demonios llegó este tío al poder, si este libro es, efectivamente, un discurso desde el delirio?"

jueves, 23 de agosto de 2012

Venganza de un marinero muerto

Voy a poner mi último relato premiado en mi blog, y como lo tengo que poner en varias entradas porque solo en una no me cabe, pues solo lo pondré en el mío, aunque había pensado ponerlo también en este. Por este motivo técnico y para no darme un trabajo doble, os lo aviso aquí por si queréis echarle un vistazo.

Besos!

martes, 21 de agosto de 2012

Quedada de Torrox


¡Hola a todos!

Cómo sabéis, hace tiempo se trató de organizar una quedada en Torrox, en el campo de Irene, para pasar allí dos noches, pero al final tuvo que retrasarse ya que solo íbamos dos o tres personas. Pues bien, hemos vuelto a proponer una nueva fecha en un evento en Tuenti y parece que va a salir adelante, esta vez sí, ya que tiene una gran aceptación. También he enviado un correo electrónico con esta misma información (vamos, copiar y pegar), pero como veo que no mucha gente contesta a los correos por uno anterior que envié, he decidido escribirlo aquí también, como hizo Irene con la anterior. Bueno, allá va:


QUEDADA DE TORROX:

Fecha: Desde el viernes 31 de agosto hasta el domingo 2 de septiembre (aunque os digo una cosa, si alguno no puede venir el 31 pero si el 1 e irse el 2, o venir el 31 e irse el 1, ya que el otro día tenga algún compromiso, que se venga aunque sea solo una noche que todos estamos deseando vernos J, y como son varios días supongo que puede hacerse un poquito flexible, si fuera una sola noche sería más chungo, pero siendo así aprovechad)

Lugar: El campo de Irene, en Torrox, Málaga (próximamente le pediré la dirección exacta para decírosla)

Plan: Quedarnos a dormir en su campo dos noches (adoremos todos a la todopoderosa Irene), darnos mucho cariño a todos, ver amanecer (las dos noches, os voy a obligar y lo sabéis, o si no preguntadle a Andrés, xD), tener nuestras charlas super genialosas y demás actividades molletas, xD. Supongo que iremos a la playa, ya que la tenemos al lado,así que no os olvidéis del bañador y esas cosas, jajaj.

Van por ahora:
Irene/la sirenita (obviamente, jajaj)
Sara/ la flasheadora
Juan/el peque
De parte de ese Juan: No me ha gustado nada lo de “peque”.
Juan/el que siempre sonríe en mis fotos :@, jajaj (el grande)
Myriam/ MY Myri Molli
Carlos/mi Pastorcita Soler
Javier/my husband
Luisa Carmona/ mi compi preciosa (la que llegó después)
¿Paco? / la geisha pornosa (este último no ha confirmado todavía, decía estar convenciendo a sus padres y no estaba seguro de que le fueran a llevar)
(Pero todos sabemos que le vamos a obligar)


Un besito a todos, molletitos míos, que os como, jajaj, que sepáis que estoy deseando que llegue ese día para veros :).

domingo, 19 de agosto de 2012

La noticia




Me habían vuelto a pescar, pero no había sido en vano, la noticia era clara, mas o menos, el arte de escuchar a escondidas es difícil; y tiene sus defectos, los mayores usan palabras rarísimas; pero aun así yo, Julia Martín soy la mejor en este tema aunque sea la mas pequeña, (5 años y medio) “olomejor” es por eso, el caso es que lo hago siempre yo, y no entiendo como consiguieron pillarme; es que los mayores se quedan tan absortos hablando e intentando decir las palabras “superdificiles” que no miran si algún niño esta “jugando” alrededor.
Bueno Julián, el vecino del 1º, se casaba, o algo así, esque la mujer, una tal Mª de la Canción o Mª de la Cocción… ¡eso! Mª de la “Consola cion” (no se a quien se le ocuren esos nombres son “superfeos”, no me gustará conocer a alguien con alguno)  tiene ya un hijo, Gerardo, (valla nombre para un niño) un año mayor que yo; y una hija,  dos años mas chica que yo (en resumen una pesá); eso podía ser bueno o completamente malo como tenia toda la pinta. Había que consultarlo con mis hermanos, pero eso no es importante.  Bueno, podía ir con mas información, podían seguir diciendo cosas verdaderamente importantes y tenía que enterarme.
Con esa idea en la mente me escondí detrás de la pared, muy cerca de la puerta pero se oía peor y los “viejos” acababan de ponerse a hablar de política sin importancia.
Me quité las zapatillas y salí a gatas para que no supieran que había estado alguien hace unos momentos. Luego tendría que ir a buscarlas al escondite pero no importaba, el cargamento era urgente.
Llegué a la habitación, me incorporé y tras entrar cerré la puerta Sara, mi hermana mayor, (es la mas grande, ¡ya está en 3º!) seguía allí, estudiando, como la había dejado. Se lo conté todo (tal como os lo he contado ha vosotros)  y después de varias preguntas se quedó con la cara de A.T,  asombro Total, con esa frase de, ¡que fuerte! Sin contar con nosotros ni decírnoslo.
Se lo contamos también a los gemelos, también mas grandes que yo, (están en 2º pero parecen de 1º, ji ji, no se lo contéis a nadie ¿he?) y estos tras mil y una preguntas y risas cada uno dijeron y pusieron la misma cara, alucino en colores.

solo entonces decidimos, o decidieron (a mi no me preguntaron nada hasta que estuvieron apunto de terminar), que teníamos que hacer algo muy urgente: Trazar un Plan.

Batman: ¿un manifiesto antirrevolucionario?


Bueno, como este blog es un blog “artístico”, creo justo tratar varios temas artísticos aparte de la literatura, en este caso el cine. Recientemente fui a ver la última película de Batman, The Dark Knight Rises, y me sorprendió enormemente encontrar en ella una especie de visión antirrevolucionaria que recela explícitamente de movimientos como el 15-M, los indignados u Ocupa Wall Street. No sé en qué estaría pensando el director cuando escribió el guion, pero lo que vi me sorprendió gratamente. Siempre es bueno tener en mente todos los puntos de vista, y este era el que me faltaba, al margen de lo que sale en las noticias. Os cuento brevemente lo que pasa en la peli (sin destriparos el final, claro está):


Han pasado ocho años desde lo sucedido en la última película, en la que Batman combatió al Joker para salvar la ciudad de Gotham. La delincuencia jamás había estado tan por los suelos y el crimen organizado es prácticamente inexistente. Tanto que la policía languidece sin tener un verdadero caso que resolver. El gobierno local ha bajado la guardia, y esto se traduce en un pronto regreso de la amenaza a la seguridad, encarnada esta vez en el villano Bane. Este monstruo con máscara de hierro al estilo de Darth Vader se ha hecho con el control de una antigua secta radical llamada la Liga de las Sombras, cuyo objetivo es la destrucción de la supuesta “corrupción” que se apodera de Gotham. Para Bane, la riqueza, el poder, la propiedad y el estatus social alto han corrompido a los políticos, empresarios y demás “socialités” urbanos. ¿La solución? Tomar el poder por medio de la revolución y “retornarlo” al pueblo. En palabras de Bane: “Nosotros no somos los villanos. Hemos venido para devolver el poder a los ciudadanos de Gotham”.

 (Bane, un monstruoso muro de carne, odio, y hierro)

Con un trabajado plan maestro que ni el heroico Batman puede evitar, Bane sepulta bajo tierra a casi todo el cuerpo de policía de la ciudad al tiempo que mata en el acto a toda la cúpula de gobierno local. Sin alcalde ni control, Bane tiende la mano a los movimientos urbanos marginales, a los parados, a los delincuentes, a los mendigos y a los jóvenes más radicales para que tomen las calles juntos y hagan pagar a sus “opresores” todos los años de opresión. La horda de Bane, armada y sedienta de venganza, saquea la ciudad, asesinando a los más ricos o encarcelándolos para ser juzgados por sus “fechorías”. Catwoman, antigua aliada de Bane y que en un principio comulga con las ideas anti-ricos del villano (de hecho ella vive de robar a los ricos), se da cuenta de su error y de que aquella revolución es peor que el anterior orden cuando entra en una casa acomodada, totalmente vacía y saqueada, y se encuentra a sus pies con una foto de la familia que supuestamente había vivido bajo aquel techo. Ella se conmueve, y cuando una amiga suya (también ladrona) se le acerca, deja escapar las siguientes palabras: “Esta casa perteneció a una familia”, a lo que su “amiga”, seguidora de Bane, responde: “Ahora nos pertenece a todos”, dando a entender que la propiedad privada ha sido abolida por completo.

(Catwoman / Selina Kyle, una ladrona al estilo de Robin Hood que se da cuenta de que robar a los ricos dista mucho de asesinarlos)

Como he dicho, los ricos, empresarios de multinacionales, corredores de bolsa, políticos y policías supervivientes son perseguidos por una nueva policía secreta revolucionaria (tipo Checa socialista o NKVD estalinista) que patrulla la ciudad, deteniendo a la gente con la “autoridad que les otorga el pueblo de Gotham”, al más puro estilo bolchevique. Estos detenidos son llevados a “juicio”. En estos "juicios" (siempre entre comillas), que recuerdan a la época del Terror de Robespierre durante la Revolución Francesa, una enfurecida muchedumbre popular insulta y veja a los condenados mientras se declara la sentencia por un juez (Jonathan Crane / El Espantapájaros, enemigo acérrimo de Batman y tan loco como el Joker) que interpreta y rescribe la ley revolucionaria según le conviene. No hay ni abogado, ni testigos, ni jurado para defender al acusado, de hecho, todos los que son arrastrados a la presencia del tribunal revolucionario son automáticamente considerados culpables de “explotar, expoliar y maltratar a los trabajadores, habiendo vivido a expensas de ellos y de los menos favorecidos durante toda su vida”. El juicio es solo una mera formalidad, en palabras del Espantapájaros: “Esto no es más que la vista para la sentencia”, cuyo fin es dar al acusado dos opciones a elegir, muerte o exilio. Nadie elige muerte, pero el exilio no dista mucho de ser lo mismo: las vías de comunicación con el exterior han sido voladas con explosivos, y Gotham es una isla en medio de la bahía (más o menos como Manhattan). El invierno arrecia fuertemente y el agua que rodea Gotham se ha helado por completo, pero aquellos que tratan de cruzarlo hacia el exilio forzado se dan cuenta de que el hielo es demasiado frágil. Eventualmente, este se resquebraja y todos caen al agua helada, ahogándose poco después. Nadie lo ha conseguido, tanto que el Espantapájaros llega condenar a muerte por medio del exilio.

(Jonathan Crane / El Espantapájaros, quien dirige una farsa judicial para condenar a las víctimas de la revolución. En la imagen se muestra una de sus intervenciones: "¿Muerte o exilio? ¿Exilio no? Bueno, entonces muerte... por exilio")

La situación llega a ser insostenible, y el nuevo orden “popular” se revela muchísimo peor que el anterior régimen. Para colmo, Bane no tiene ninguna intención de que la situación se mantenga así por mucho tiempo. Al contrario, el villano ha conectado una bomba nuclear para que explote a los cinco meses justos de haber estallado la revolución. La intención de Bane era sembrar el caos y la destrucción durante esos cinco meses, antes de destruir por completo la ciudad con TODOS sus habitantes, el verdadero objetivo de la Liga de las Sombras. Algo que Batman no está dispuesto a permitir… ¡afortunadamente!

(La lucha final entre Bane y Batman, al tiempo que las fuerzas del orden se enfrentan a los matones revolucionarios de Bane)


¡Un saludo a todos! ¡Y que Batman nos guarde de la revolución...! ;)

viernes, 17 de agosto de 2012

Y ahora mi último relato...

Y tras las risas de haber leído mi primer poema, os paso mi último relato, un poquito más trabajado ;)
Se encuadra en el género de terror, aunque más bien es de ciencia ficción, así que no da tanto miedo como mi cuento de zombis. Bueno, ya juzgaréis por vosotros mismos:



                                               Un juicio justo

                                             Álvaro Pavón Romero


            —Este Tribunal del Santo Oficio, al la luz de los cargos que se le atribuyen en autoría al acusado, Rodrigo Peres, los cuales son: herejía, blasfemia, adivinación, lectura de horóscopos, falsa conversión, y brujería; declara culpable al acusado y lo condena a morir en la hoguera, para que el fuego purifique sus pecados y borre la huella de maldad que Satanás, con falsas tentaciones, le ha impreso, para que así Dios Todopoderoso, en Su infinita misericordia, juzgue por Sí mismo y le permita disfrutar de la vida eterna junto a los fieles en Su presencia y la de los ángeles. En el año del Señor de 1493.
El religioso padre De los Santos, encapuchado y vestido de negro, dejó de hablar y se santiguó mientras profería un entrecortado amén. El resto de los presentes, todos religiosos, inquisidores del Santo Oficio de Sevilla, imitaron su gesto y la sala reverberó con sus plegarias.
El acusado, Rodrigo Peres, permanecía frente a ellos, vestido con harapos, hincado de rodillas. Tenía barba de varios días y el pelo largo y desgreñado, y el cuerpo lleno de magulladuras, golpes, y un icor maloliente procedente de las bubas que cubrían su piel, producto todo ello de las torturas a las que había sido sometido y de la falta total de higiene de su celda.
Rodrigo Peres, el brujo de Sevilla, había vivido en la abundancia, y no sólo era conocido por ser rico, sino por ser además un adivino, lector y redactor de horóscopos. Era también un falso converso, un judío que no quería aceptar la fe verdadera. Durante años, había tenido suerte y nadie lo había molestado, pero la reciente desaparición de algunos de sus vecinos, reaparecidos más tarde en distintos lugares de la antigua judería, víctimas de diabólicos osarios; unido ello a que había sido visto hablando sobre la transmigración o rencarnación del alma tras la muerte, puso sobre aviso a los clérigos de la Santa Inquisición, quienes raudo acudieron para sacar una confesión al hereje. Tras tres semanas de tortura, confesó el reo finalmente y se atribuyó la autoría de los asesinatos, mas no quiso hablar de la rencarnación. Los jueces habían decidido hoy  quemarlo en la hoguera, de manera que pudiera arrepentirse en el último momento, mientras el fuego lo abrasaba lentamente.
El acusado se incorporó para que lo cargasen con cadenas y candados cuyo peso casi le hicieron precipitarse de nuevo contra el frío suelo de piedra. Peres, sin embargo se mantuvo en pie gracias a su fuerza de voluntad y su profundo rencor. Podrido en cuerpo y alma estaba, tan hundido en su miseria y mezquindad tras haber vivido años de la usura y el chantaje holgadamente, que, en vez de romper en lágrimas como era costumbre en los presos condenados, profirió insultos contra Dios, los santos y la Santa Iglesia. Los clérigos, escandalizados, se santiguaron y pidieron clemencia al cielo por el alma del reo, aunque en el fondo todos empezaban a temerse lo peor: que para la hora de la hoguera, Rodrigo Peres no se hubiera arrepentido, y por ello quedara condenado al lago de fuego por toda la eternidad.
Los carceleros propinaron un golpe seco al condenado, que perdió la consciencia en el acto y cayó al suelo, inerte.
—¿Está muerto? –preguntó con voz entrecortada el padre De los Santos, quién había pronunciado la sentencia. El golpe le había parecido excesivamente fuerte.
 —Aún respira, ilustrísima –respondió el carcelero más cercano al cuerpo del condenado, quien se había agachado para comprobar si a este todavía le quedaba aliento.
Optime –apuntó el inquisidor en latín—. Que aún tenga tiempo de arrepentirse antes de la hora acordada. Lleváoslo a la celda y procurad que sobreviva hasta mañana.
—A vuestros pies, ilustrísima –contestaron los carceleros con una breve reverencia.
Acto seguido se marcharon arrastrando de los brazos a Rodrigo Peres, inconsciente. Recorrieron los pasillos de la fría cárcel y lo arrojaron al interior de una sucia y mugrienta celda. Esta era estrecha, oscura, con el suelo cubierto de inmundicias. Las ratas campaban a sus anchas por la estancia, comiendo las porquerías que encontraban en las esquinas. El preso recuperó el sentido cuando los carceleros le vaciaron encima un cubo de agua helada. Luego, para divertirse, le propinaron una severa paliza, sin que el agredido tuviera fuerzas para defenderse siquiera. Lo dejaron al borde de la muerte, con los huesos rotos, en contra de las indicaciones del inquisidor, que lo quería vivo para el día siguiente. Se marcharon del lugar los carceleros, soltando sonoras y crueles carcajadas. Dejaron a Rodrigo Peres solo con su miseria y su rencor y su sed de venganza.



La tarde dio paso a la noche, y los ruidos de los animales nocturnos y los chasquidos de las ratas resonaban a lo largo del pasillo como malévolas risitas de demonios; demonios que se burlaban de Rodrigo Peres, el brujo judío que les había vendido su alma anteriormente, un trato que pronto iban a cobrarse.
El viejo reo, sumido en sentimientos de odio en vez de conciliación –consigo mismo y con Dios, como era habitual en los condenados—, ansiaba una segunda oportunidad con la que destruir a sus enemigos. Tan profundo era su odio y su rencor, que el propio Satanás se presentó en su celda aquella misma noche. Los pequeños demonios enmudecieron ante la presencia de su señor, y el ángel negro, aparecido en medio de una nube de azufre y fuego, con el cuerpo cubierto de cicatrices y marcas de los tormentos del infierno, y con el rostro deformado por su codicia y ambición, acudió presto a renovar su pacto con el reo. El contrato que Satanás le ofreció no era suculento; de hecho, significaba condenar su alma por segunda vez. No obstante, el pacto ofrecido era la segunda oportunidad que Peres deseaba para cobrarse su venganza, y la aceptó sin dudar.

Al día siguiente, cuando despuntaba el alba, los carceleros fueron a buscar al condenado a su celda. Lo primero que los saludó al abrir la gruesa puerta de madera fue el hedor fétido de podredumbre. Cuando entraron en ella, se encontraron al reo tirado en el mismo punto en el que lo dejaron apaleado la tarde anterior. Sin embargo, las paredes de la estancia estaban cubiertas por símbolos crípticos, diabólicos, pintados con la sangre de ratas muertas, cuyos cadáveres se hallaban burdamente amontonados en un rincón.
Los carceleros se asustaron y se santiguaron, yendo a buscar al inquisidor De los Santos para mostrarle tan horrendo espectáculo:
—Ahora hace pintadas satánicas. Mucho me temo que no ha renunciado a su herejía ni ha aceptado la fe auténtica –declaró el clérigo, con los ojos bañados en lágrimas—. Sacadlo a la plaza y entregádselo al verdugo. Aún puede pedir confesión ante Dios si así lo desea, antes de que el fuego lo consuma.
El inquisidor no perdía la esperanza: Rodrigo Peres aún podía redimirse, si él estaba dispuesto a ello.
Pero el condenado no se arrepintió. Caminó hasta la plaza donde lo condujeron los carceleros, y frente a las autoridades y el populacho, después de que se leyeran de nuevos sus cargos, fue quemado en la hoguera junto otros condenados. Muchos de los que murieron por el fuego ese día pidieron clemencia a Dios y por ello fueron aceptados en el Cielo tras su muerte. Rodrigo Peres, por el contrario, permaneció en silencio mientras se consumía lentamente, maldiciendo a todos los presentes con su mirada demente mientras le quedaron ojos para ello.

El mismo día, el inquisidor a cargo del caso Peres, el padre De los Santos, se reunió con otros dos clérigos del Santo Oficio de manera informal en una de las residencias eclesiásticas del barrio adyacente a la Catedral en construcción de Santa María de la Sede, para tratar asuntos relacionados con el testamento –inexistente— de Rodrigo Peres. A petición del Inquisidor General del Reino, la mayor parte de los bienes materiales del condenado se destinarían a obras de caridad. Su residencia en la vieja judería, sin embargo, se traspasaría a Íñigo Guzmán, el que fuera vecino de Peres, como recompensa por haber denunciado sus prácticas diabólicas al Santo Oficio. También se compensaría económicamente a las familias afectadas por los asesinatos perpetrados por Peres, y se las animaría a delatar a quienes pudieran haber sido cómplices del viejo brujo. El Inquisidor General, inquieto por los crímenes del ajusticiado, ya había preparado futuros pogromos para tratar de acabar con el constante peligro que representaban los falsos conversos en tierra cristiana.

Íñigo Guzmán, un hidalgo local, se congratuló al recibir la acomodada residencia de Peres, sabiendo además que al delatar al mezquino hereje había acabado con la serie de asesinatos que ensangrentaban las calles de su barrio. Gracias a esta buena herencia, el hidalgo contrajo matrimonio con una hermosa mujer acomodada, sobrina de un obispo importante, y de su casamiento nació al cabo de un año un niño sano y fuerte. El niño fue bautizado con el nombre de Hernando, y aunque en un principio fue muy querido por todos, la criatura no tardó en causar estupefacción en todos los que la conocieron, por su veloz desarrollo. En tres meses, ya poseía la constitución de un niño de un año, y a los siete, Hernando caminaba y corría sin ayuda y hablaba con soltura, aunque su voz poseía un timbre extraño, que a su padre le resultaba terriblemente familiar. A los dos años, el niño había aprendido a leer y a escribir y devoraba libros de todas las clases; físicamente aparentaba cerca de cinco o seis años, y eso inquietaba sobremanera a sus padres. Para entonces, los rasgos faciales de Hernando, severos y extrañamente caprinos evocaban en Íñigo Guzmán un rostro cuyo olvido había deseado, y que ahora sería imposible.
A los seis años, el niño aparentaba ya doce, y un año más tarde, Hernando creció en estatura, y adquirió la complexión atlética de un muchacho de dieciséis años bien alimentado. La constitución de su hijo y sus rasgos faciales cada vez más definidos a medida que se acercaba a la edad adulta hicieron a Íñigo Guzmán acusar a su mujer de adulterio, dado que aquel niño monstruoso no podía ser suyo. Estas acusaciones formuladas por el hidalgo llamaron mucho la atención de los vecinos, pero las influencias del tío obispo de su esposa sirvieron para que la Inquisición se mantuviera al margen del caso.
A medida que el niño crecía más y más el matrimonio iba siendo cada vez más desgraciado. Un día, cuando Hernando cumplió los diez años y su cuerpo aparentaba ya los diecinueve o veinte, su padre lo llevó de caza al bosque. Asegurándose de que el camino de vuelta era prácticamente imposible de hallar por alguien no experimentado –léase Hernando—, Íñigo empujó a su hijo del caballo –lo cual causó que este se golpeara la cabeza con una roca que quedó manchada de sangre— y salió huyendo tan rápido como el animal sobre el cabalgaba se lo permitía. Creyendo haberse deshecho para siempre de aquel horrendo bastardo, Íñigo alcanzó Sevilla riendo con malicia. Carcajeando traspasó el hidalgo el umbral de la puerta de su casa cuando se le cayó el alma a los pies: allí, atendido por su madre y los criados, Hernando se reponía tras un inofensivo golpe en la frente que apenas le había dejado marca. El muchacho miraba a su padre con rencor, e Íñigo tuvo claro que su venganza no tardaría en llegar.
Unos meses más tarde, numerosos testigos vieron a Hernando salir de su casa para dirigirse hacia el barrio de la Catedral, no muy lejano, donde pidió audiencia con el anciano padre De los Santos, inquisidor de Sevilla. Mientras Hernando se hallaba en la audiencia con el inquisidor, su madre descubrió el cadáver de Íñigo Guzmán en su residencia, terroríficamente mutilado, en una estancia cuyas paredes estaban cubiertas de diabólicos símbolos, pintados con la propia sangre del asesinado.
La consternación hizo presa del apacible barrio, que no había vivido crímenes semejantes desde los asesinatos perpetrados por Rodrigo Peres. Por ello, las autoridades recurrieron al padre De los Santos, que había llevado el caso Peres hacía diez años: hallaron al anciano sacerdote muerto en su residencia, tal y como a Íñigo Guzmán le había pasado, igualmente mutilado y descuartizado y con las mismas pintadas demoníacas en las paredes.



Durante semanas el Santo Oficio y el propio Inquisidor General del Reino se encargaron personalmente de resolver ambos asesinatos, cuya autoría acabó por atribuirse a dos falsos conversos que fueron condenados a morir en la horca. De Hernando Guzmán no se tenía ninguna noticia alguna. El último en verlo parecía haber sido un viejo inquisidor, el padre Castellar, amigo del padre De los Santos, a quien había ayudado en numerosos juicios con el Santo Oficio. La descripción que Castellar hacía de un hombre a quien había visto entrar en la casa del padre De los Santos poco después de que él hubiera terminado una visita de cortesía coincidía perfectamente con la del desaparecido Hernando.
El viejo cura, no obstante, atacado de los nervios, aseguraba que aquel hombre a quien había visto entrar en la casa de De los Santos con una perversa sonrisa, no podía ser otro –por sus rasgos faciales, gestos, y timbre en la voz— más que Rodrigo Peres rencarnado.



¡Un saludo a todos!

Allá que voy yo...

Como he visto que muchos de vosotros estáis publicando vuestras primeras obras (obrazas) líricas, yo también he decidido publicar mi primer poemilla, que escribí con unos diez u once años. Es muy mediocre, pero qué se le va a hacer... la poesía nunca fue lo mío :S

La historia del poema es bien simple: a una amiga mía siempre le han gustado las historias de vampiros, así que hace tiempo le escribí una pequeña oda al vampiro para que ella la leyera. Ahí va (no os burléis demasiado...):


El vampiro vuela en la noche,
Sediento,
De elixir eterno.
El cauce de vida.
Te atrae esta bebida,
Hasta tu víctima,
Que huye, aterrorizada,
Cuando divisa,
Tu figura recortada sobre la luna.
En la lejanía,
Se oye un grito,
Una temerosa súplica,
Y luego, un batir de alas,
Y un gemido lastimero.



¡Saludos a todos!



sábado, 11 de agosto de 2012

Vídeos ¬¬

Vale, he intentado subir a YouTube los PEDAZOINMENSAMENTEGIGANTESQUENIYOUTUBE QUIERESUBIRPORQUESELEPETALAPLATAFORMA vídeos que Carlos grabó con mi camará. Y solo a subido uno un tanto extraño. Ya haré por subir los demás, de uno en uno, a ver si así los sube. Pos i queréis ver la chorrada de vídeo cutre que ha sido el único que me ha dejado subir, es http://www.youtube.com/watch?v=zgkZE8U8wXQ&feature=plcp
Ale xD

martes, 7 de agosto de 2012

La Secta de las Orugas Fóbicas

Como todos sabréis, en las tres últimas noches de la VII Escuela de Escritores un grupito de nosotros nos dedicamos a colarnos en recepción, envueltos todos en las colchas de las camas y arrastrándonos cual orugas, hasta llegar al centro de esta y empezar, ante las miradas estupefactas de los recepcionistas, una sesión sectaria donde decíamos abiertamente nuestras fobias, para luego irnos igual que entramos.

Muy divertido todo, aunque me temo que la genial idea de grabar el espectáculo solo se nos ocurrió la última noche, la cuál no salió exactamente como era de esperar. La verdad es que las otras incursiones también están recogidas en vídeo, pero no tuvimos huevos de pedirle a los de guardias del CEULAJ la cinta de las cámaras de seguridad XDDD
Aquí os dejo con los vídeos de la no tan exitosa tercera noche de la Secta de las Orugas Fóbicas, todo grabado por nuestro querido Carlos, el cuál, tras confesar su agorafobia en la primera noche y participar activamente en la segunda, se rajó al ver que no eramos tantos los dispuestos a seguir con nuestras sesiones nocturnas.

En este primer vídeo podemos observar a toda la comitiva avanzando hacia nuestro destino. Si alguna vez os cruzáis con semejante procesión a altas horas de la noche, os aconsejo que corráis en sentido contrario a esta, hasta que no os queden sino muñones en lugar de pies.

video


En este segundo puede verse el triste intento fallido de entrar en la recepción. La primera noche la valiente a la cabeza fue nuestra querida Marta Pérez, a la que sustituí yo en la segunda y tercera noche. La segunda salió a la perfección, pero no puedo decir lo mismo de la tercera. Contemplen vosotros mismos el palo que me llevé cuando me agaché ante la puerta y, al intentar avanzar, casi me choco con esta, puesto que se negaba a abrirse...

video


Tras el curioso repliegue de fuerzas lleno de risas nos dispusimos, harto indignados, a comprobar porqué cojones no se había abierto la puerta automática. Al asomarnos por la ventana colocada justo detrás de la mesa de recepción pudimos observar, casi con mayor asombro que el de los recepcionistas al vernos entrar a todos en la 1º y 2º noche, cómo la recepcionista de turno se echaba plácidamente un sueñecito en el sofá, para lo que se había encerrado a cal y canto.¡¡Véanla, véanla!!
video





Al haber hecho el ridículo de una forma impresionante, decidimos poner en marcha una retirada estratégica. Horas después, poco antes del amanecer, nos volvimos a lanzar al ataque, el cuál fue, si cabe, más desastroso aun. Tengo este último vídeo grabado, aunque desgraciadamente no puedo subirlo al blog (es demasiado largo). De todas maneras casi no se ve nada, así que no me voy a molestar en cortarlo.
Os lo resumo: Al acercarnos de nuevo pudimos comprobar que la puerta continuaba bloqueada todavía, y la recepcionista seguía sopa. No nos dio mucho tiempo a planear una nueva estrategia, puesto que al momento saltó  prácticamente encima de nosotros un amargado guardia de seguridad con su linterna en mano, que estaba agazapado en las sombras, que empezó a gritarnos y casi a perseguirnos, tras la que montamos la huida más pintoresca que os hayáis podido imaginar nunca, todos envueltos en nuestras preciadas colchas que nos mantenían en el anonimato.

Esa noche no fuimos mucho, y a parte de la participación de Almudena, fiel a la Secta desde su primera noche (como yo, jejeje), y las recientes incorporaciones de Luisa Carmona y Marta Bordons, la cuál se disponía a confesarnos su falofobia en esa sesión, no recuerdo con exactitud quienes más intentaron con nosotros entrar en la recepción por última vez... (¿Paula? ¿Irene? ¿Martín?...) Aunque creo recordar que a Myriam le entró mucho sueño, y que por eso mismo tampoco vino Paco... Malditos ¬¬ ... : P

En fin, no me pidáis mucho. Por si no recordáis, todavía no sé como coño aparecí de repente en la sala común tras dormirme mientras Álvaro contaba su fantástico cuento de terror en un césped bastante alejado de allí. Si no preguntadle a Marta XDD


lunes, 6 de agosto de 2012

Una hoja olvidada en un pequeño cuaderno verde

Con tanto recuerdo de la infancia me puse a buscar entre los innumerables cuadernos chicos por mi habitación que usaba (y sigo usando) para anotar cosas importantes, ideas, dibujos, citas célebres que me impactaban... Como es lógico pensar, en estos cuadernos de tamaño A8 empecé a dejar plasmados mis primeros escritos, y mirando entre estos he encontrado lo que podría tomarse como mi primera poesía.
Podría decirse que ya había probado este género con anterioridad, pero siempre como tareas de clase, cosa que no me agradaba mucho, debido a que mi yo chico era demasiado vago como para ponerse a medir los versos e intentar cumplir las reglas de los tipos de métrica que me habían enseñado.
Pero cuando me enteré que existía la poesía de verso libre, se abrió ante mí un mundo lleno libertad y posibilidades, así que enseguida quise probarlo. Y esto que os dejo aquí escrito es el resultado de hace 9-10 años:

Esto era un pobre
que se atormentaba
porque al brillante Sol,
por supuesto, no alcanzaba.
"¿Y por qué le preocupa eso?"
le preguntaban,
y él les respondía.
"Por nada, señores, por nada.
Solamente que soy pobre,
y tan solo deseaba
coger el Sol de oro
y que mis problemas acabaran."
"Pero si el Sol no es de metal"
ellos contestaban
"Solo es una bola gaseosa"
Pero el pobre pensaba
que también querían el Sol,
y por eso lo engañaban.

Tanto pasó
soñando ser más grande
que, sin percatarse
quedó ciego, sin dolor.

Por tanto pasaba cerca un pensador
y le llamó la atención el pobre.
"Es ciego, un soñador,
piensa que el Sol es de oro"
le explicó un hombre,
el típico sabelotodo.
"¿Y por qué está ciego?"
"No lo sé, lo ignoro"
        Pues menudo sabelotodo...

Se acercó el sabio al pobre.
"¿Qué le pasa, buen hombre?"
"¿No lo ve? Soy pobre y ciego
¿Acaso no es obvio?"
"¿Y a qué se debe eso?"
"Solo pensaba
que el Sol era de oro,
y quería cogerlo
para que mis problemas acabaran.
Y como soy demasiado bajo
tan solo miraba,
hasta que me quedé ciego,
peor de lo que estaba"

"Qué ambicioso es el ser humano"
el sabio reflexionaba.
"¿Para qué querer el Sol de oro
cuando está la Luna de plata,
esa no te deja ciego,
es más hermosa y cercana"
"En efecto, señor licenciado,
la Luna es hermosa
y quizás me hubiese gustado.
Por eso prefería ser
un ciego apenado
por no alcanzar el Sol,
que un hombre enamorado,
porque sé perfectamente
que habría sufrido más, hermano.

Y entonces pensó el sabio:
"Qué estúpido es el ser humano"


C'est fini. Por supuesto, cuando terminé, pensaba que este poema era completamente equiparable a los genios de la poesía. Lo primero que pensé fue que me podrían hacer una película de esto, aunque como me daba vergüenza enseñarlo, perdí toda esperanza de que esto pasara... Hay algunas rimas (La mayoría) que parecen sacadas de una canción de rap cutre, así que es divertidísimo cantar la poesía a ritmo de hip-hop. No os riáis de mí, porfi XDD



sábado, 4 de agosto de 2012

:D

Bueno, gente, que tanto me habéis enganchado que me ha dado por hacer caso del aburrimiento y hacerme yo también un blog :)Este! Y pues nada, que cuando hable con Paco y me explique como va lo de poner una licencia Creative Commons (para que José Ignacio se quede tranquilo con mi desconfianza ¬¬ ;P) iré poniendo multitud de cosas cuando me de por ahí.
 Ya está, para que lo supiérais. Por si os interesa entreteneros de vez en cuando.
BESOS!

viernes, 3 de agosto de 2012

Serpiente


      Y entonces, la serpiente le mordió. Ni si quiera la había visto venir cuando, en un intento vano por proteger su hogar, la había mordido. Miró a su alrededor y su vista se fue cansando, hasta que no tuvo más remedio que cerrar aquellos ojos que tantas cosas habían visto. No sabía que serpiente era, pero por lo rápido que perdía la conciencia, pensaba que era una Taipan. Y entonces perdió la esperanza de volver a correr, de tumbarse sobre la hierba mojada o de intercambiar historias de terror. Y entonces recordó aquella frase que la hizo seguir a delante cuando ya nada le aseguraba un futuro. “Eres buena, tienes el veneno, Sigue por ahí”. Y pensó en lo irónico que era, que el veneno le diese la vida, y ahora se la quitase.

jueves, 2 de agosto de 2012

Infancia...Más infancia xD

Bueeeno, haciéndole caso a mi querida Myriam, voy a soportar este cubo de agua helada que me supondrá confesaros este inicio a mi vocación. Me gustaría decíroslo, pero no sé cuantos años tendría cuando escribí esto, aunque espero que no muchos vaya, porque para la bazofia cursi que es, y porque creo que sino me acordaría por lo menos.
Este texto (con más faltas de ortografía que la firma de un cateto)  lo encontré en un diario que creía vacío, un mero acumulador de polvo en mi estantería por infinitos años, pero resultó no serlo:

 "Esta es mi historia y os la voy a contar como sucedió:
Yo soy la princesa de Abuthbithia, oh, es un lugar maravilloso, no sé cómo describíroslo, es taaan bonito...Sus campos están llenos de verdes praderas llenas de color por sus flores, y el mar...oh, el mar es lo más bonito (para mí, claro) es un mar azul inmenso, limpio, brillante...

Bueno, ahora que me acuerdo no me he presentado correctamente, como he mencionado antes soy una princesa, que suerte tienes, diréis, pues no, bueno, un poquito sí, pero hay muchas responsabilidades... huy, perdón, es que me enrollo más que una persiana. Bueno, como iba diciendo, Abuthbithia no es un país normal, no, es un país mágico.
 NOTA: REÍROS, QUE YO ME VOY MURIENDO DE LA VERGÜENZA, atención, que ahora viene lo bueno:

Allí viven criaturas mágicas y humanos, por ejemplo, mi madre es una hechicera además de una mujer muy guapa, ella era la princesa de Abuthbithia. Había dos castillos, el de los humanos y el de los mágicos (llamamos mágicos a criaturas mágicas).
Y mi padre era el apuesto además de inteligente hijo del panadero del pueblo. Mi padre era humano y conoció a mi madre un día en que mi abuelo se resfrió y él tuvo que repartir el pan.

Cuando tocó a la puerta abrió mi madre (cosa muy extraña para una princesa) [Yo ahí reconociendo mis incoherencias ] y entonces se conocieron, se quedaron perdidamente enamorados el uno del otro. Desde entonces siguieron viéndose a escondidas temiendo la reacción de mi abuelo materno al enterarse de que su hija, la princesa del reino, estaba enamorada del hijo del panadero, además, mi abuelo quería que se casara con el príncipe del otro castillo, el hijo del rey del castillo humano, que era muy buen muchacho, era guapo, listo, bueno, sí, vale, pero aunque a mi madre le daba mucha pena romperle el corazón, el amo que sentía por mi padre era mucho más fuerte que la pena que sentía por el pobre príncipe del castillo humano".

Ale. xD




Una pizca de delirium tremens y frustración.


Queridos congéneres y juntaletras:

A petición de alguno de vosotros, cuelgo unos hilos de ese heterogéneo encaje que es el mundo de mis escritos. Os ruego, no seáis demasiado crueles. Aún soy un bebé.

Tras leer los haikus de Irene (creo comprender la esencia de tus haikus, y hay uno que me ha impactado sobremanera. La imagen es muy nítida, al menos en mi cabeza) recordé que yo también tengo algo breve que quizá no esté mal mostrar. Con los tres microrrelatos que os dejo un poco más abajo intenté brillar en las IV y V Microjustas Literarias de Ociozero. Con La moledura lo intenté en las cuarta edición, y no pasé de la primera ronda (aunque me reconforta saber que el rival que me dejó fuera de combate acabó ganando). Al despertar lo presenté a la quinta edición, más por satisfacer a un amigo que por otra cosa, y cuál fue mi sorpresa al ver que con él pasaba de ronda. Poco tenía que durar aquella suerte, porque en esa segunda ronda perdí (por muy poquito, por un juez algo atolondrado. No es por ensalzarme, pero quizá os cuente cuál fue el brillante veredicto que dio) con ese Nostalgia.

Intentad no tragarlos de golpe, son un poco indigestos.

***

La moledura. (Temática planteada: Flor de azafrán).

Delicada flor de azafrán, deja que el polvo que constituyó tus huesos vuele a merced del viento, permite que tu legado enturbie las claras aguas del Edén. Otrora fuiste hermosa, ahora es tiempo de traer al jardín nuevas rosas que admirar. Vuela, pues, donde los tulipanes mustios.

Al despertar. (Temática planteada: Por la mañana).

Una alarma impertinente te despierta. Sientes el recuerdo agitándose en tu cerebro, jugando al despiste. Retenlo. Que no se te escape.
Cuando empiezas a vislumbrar los primeros flashes, todo se quiebra, el recuerdo se disgrega. Las palabras te atraviesan el cráneo de sien a sien.
―¡Pablo, el desayuno!

Nostalgia. (Temática planteada: Drogas).

Si las entrañas se tornan fuego, poco importa. Regreso a casa tras siglos caminando.
Un escalofrío penetra en la médula y se adueña de mi cuerpo, lo estremece. Cuánto eché de menos esta sensación, mientras me dejaba las uñas y la voz suplicando una pizca de arena alucinógena.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Mi primer concurso ^^

Quiero compartir con vosotros el primer concurso que gané con una poesía, la verdad no me acuerdo mucho porque tenía 6 años y en fin no sé ni como gané jaja Es una poesía con un dibujo de una mariposa y os voy a dejar la poesía :)


"El gusano"

El gusano era muy pequeño
le gustaban las hojas.

Un día el gusano dijo:
- Quiero ser otra cosa.

El gusano se hizo una bola
y cuando despertó,
era una hermosa mariposa
con colores preciosos.

En fin, no es nada buena pero con seis años ... jaja